24 hora de intercambio

¿Qué harías si tuvieras 24 horas en las que fueras hombre? He estado dándole vueltas a la cabeza desde que hace unos días escuché uno de los monólogos de Andreu Buenafuente. En el monólogo hablaba de los mosqueos en pareja. Generalizaba diciendo que los hombres si se enfadan no lo dicen y, que por el contrario, las mujeres si. Además si el hombre se enfadaba solía hacer ruidos característicos: cerrar puertas ruidosamente, garraspear, etc… Y esto me ha llevado a pensar, ¿y si nos cambiamos? Pero del todo, cuerpo incluido. No se si les iba a gustar que al pasar por una obra, once hombres sudorosos sin afeitar les gritaran «piropos» a cual más borde. Y a ver qué les parecería llegar al taller y que no les hicieran caso por el simple hecho de ser mujer.

También es cierto que no se que haría yo en el cuerpo de un hombre. Y no penséis mal, pero a ellos les suponemos una fuerza interior que si demuestran no tener, decimos que están «amanerados». Así que así sería yo, un hombre amanerado, con todos mis respetos a los que lo son. Sería un hombre que llora por las tonterías más grandes y habría que verme enfadada, perdón, enfadado.

La mejor parte es poder experimentar esa calma que ellos tienen en todo, el no preocuparme por las cosas, no darle vueltas al tarro y no estar pensando que modelito me pondré para la boda-bautizo-comunión-evento del fin de semana, con el traje de chaqueta y corbata estaré genial.

Y no os negaré que, sólo por una vez, me gustaría probar el orgasmo masculino, ¿no sentís curiosidad?.

Originally posted 2008-04-24 12:34:13.

LEAVE A COMMENT