90 años

Toda la familia estuvo ayer unida para celebrar el 90 cumpleaños de mi abuela. Se respiraba alegría en el ambiente. 90 años se dicen pronto…

Ella tenía un brillo especial en la cara. Aunque no puede andar mucho y suele llevarse todo el día en un silla de ruedas, y está siempre diciendo que se quiere morir, ayer estaba contenta. Ya me lo imagino. Rodeada de sus tres hijos, sus nueras y su yerno, sus nietos, sus sobrinos, y la recién incorporada a la familia, su biznieta, todos cantando el cumpleaños feliz y celebrando que, después de 90 años, aún sigue con nosotros.

90 años… y sigue al lado del amor de su vida, mi abuelo, con 89 años… Es motivo suficiente para dejar de llorar, olvidar por un rato los dolores que le causa la edad, y dar gracias a Dios por seguir en este mundo, con tanta gente a su lado que la quiere y que la ayuda.

Hay mucha gente que no quiere llegar a viejo. No quieren verse en ese lugar. Que tus hijos tengan que estar pendiente de ti todo el día, levantarte de la cama, darte de comer, incluso bañarte… Pero 90 años no los cumple todo el mundo, y menos en las condiciones que está ella, tan rodeada de amor por todos lados.

Lo único que le pido a Dios es que la mantenga con nosotros algo más de tiempo. No quiero tener que echarla de menos el día de mi boda.

Originally posted 2008-05-05 12:37:04.

LEAVE A COMMENT