A propósito de hacer sociales en el gimnasio

Es común al terminar una rutina en el gimnasio, el pasar por el bar del lugar y “tomar algo” junto a nuestros amigos cercanos o los que hemos conocido allí. Cuidado;  las sales, los minerales, los hidratos y las proteínas que consumimos en ese encuentro pueden dar por tierra con nuestra dieta.

Es cierto que podemos aprovechar ese momento de distensión en el  gimnasio, y luego también, para hacer amistades, conversar, planear salidas y lo que se nos ocurra, pero ojo con la dieta. Una ensalada con hidratos o proteínas en exceso o una bebida con demasiadas calorías malograrán el objetivo de la rutina física.

La clave es consultar con el nutricionista y mantenernos en guardia. Según los ejercicios realizados  y las calorías consumidas será más convenientes unos que otros alimentos y bebidas inmediatamente después del ejercicio, para que nuestro organismo los asimile mejor y no peligre nuestra dieta y nuestro entrenamiento.

Puestos a decidir, hasta la consulta, sabemos que el agua es la base para hidratarnos. El agua mineral, además, tiene sales y minerales que refuerzan la capacidad de recuperación luego de una rutina aeróbica, igualmente los jugos naturales. Cada vez más los especialistas advierten sobre lo negativo de consumir agua en exceso.

En cuanto a las comidas, los especialistas aconsejan las verduras y las frutas frescas. Cuidado también con los condimentos como la mostaza, el ketchup, la mayonesa y los embutidos en general. Es bueno tener en cuenta que varios productos “light” contienen calorías y muchas.

Originally posted 2009-01-14 05:34:20.

LEAVE A COMMENT