A prueba de muerte

 

las-heroinas.jpg

Un film original de Tarantino que homenajea a las películas de clase B de los ´70. Los protagonistas son un desquiciado «doble de cuerpo»  que anda en su auto «a prueba de muerte» atropellando mujeres jóvenes y bonitas y, justamente un trío de estas que tratará de doblegarlo, por el puro gusto de la aventura 

A prueba de muerte es un duelo de «género», que muestra no solo que las mujeres pasaron de la pasividad a una actitud activa e independiente sino que son capaces de enfrentar peligros con mayor eficacia. La cámara de Tarantino hace que el espectador se aferre al asiento en este film.

Se trata de la quinta película del director de Pulp Fiction. La trama puede dividirse en dos momentos bien diferenciados. Este es uno de los condimentos de la puesta. En la primera parte estamos frente a un film de crímenes sangrientos, que no deriva en la resolución clásica del conflicto para estos casos.

Además muestra una vuelta de turca para los personajes femeninos en estos filmes, que históricamente se presentaban como indefensos, frágiles y con poca ropa. Las tres chicas que retan al maniático «doble Mike» tienen agallas y más que amilanarse, ven en el peligro un leit motiv para aventurarse. 

La última parte del film es de persecuciones en automóvil, llena de adrenalina, sin tensión armada con demagogia sino a partir de imágenes llenas de funcionalidad. Hay otras huellas que hace de este film una puesta trabajada, elocuente y llena de guiños, no meramente clichés condescendientes.

Uno es el personaje de la doble de cuerpo Zoe, en la piel de Zoe Bell que, en la vida real, no es otra que la doble de cuerpo de Uma Thurman en Kill Bill, también de Tarantino. El guión incluye en los parlamentos referencias a películas de persecuciones  que hoy son de culto.

Gone in 60 seconds, de y con H.B. Halicki, sobre el robo de coches de Maindrian Pace, un investigador de seguros, utiliza su negocio como pantalla para robar coches y cambiar matrículas. También el film de culto, Vanishing Point, del año 1971, de Richard Sarafian sobre el cual se hizo una remake con Viggo Mortensen manejando un chevy, en 1997. 

A prueba de muerte lleva el sello de Tarantino y además entretiene, trae recuerdos de épocas idas. El filme está para disfrutarlo sin demasiadas pretensiones, divertirse con los personajes, incluso con el psicópata, encarnado por el rudo Kurt Russell. Dura casi dos horas que casi no se sienten.        

Originally posted 2009-03-05 00:32:33.

LEAVE A COMMENT