Acertar con la compra culinaria de navidad II

Marisco:

  250px-seasideprawncoctail.jpg 

Muchas veces compramos en marisco, unas semanas antes y lo congelamos para las comidas de navidad, pero tanto si es fresco, como congelado, debemos seguir algunos consejos.

Cuando lo compremos debemos seguir algunos pasos, y un ligero olor a mar, es la mejor prueba, debemos comprobar que el fresco tenga las antenas firmes y los ojos vivos, debemos rechazarlo si observamos que tienen las patas sueltas o rotas.

Si lo compramos cocido, debe ser pesado en relación con el tamaño y si esta envasado, el envase debe estar entero y seco.

Para conservar el marisco que hemos comprado vivo, deberemos cocerlo enseguida y dejarlo en la parte más fría de la nevera, cubierto con un paño húmedo, debemos consumirlo en un par de días y sino fuera así deberíamos congelarlo y aguardarlo a unos menos dieciocho grados.

A la hora de descongelarlo, deberemos dejarlo unas doce horas, en la parte menos fría de la nevera, en un colador para que suelte el agua, o también podemos cocinarlo directamente.

Para cocer gambas o langostinos, debemos llevar a ebullición, agua con sal y cuando llegue el momento añadir el marisco, y cuando vuelva a hervir, lo retiraremos y lo pondremos sobre hielo para servir.

El cava:

200px-undegorgierter_champagner.jpg

Se dice que le cava es el único vino perfecto para acompañar todos los platos y para cocinar.

Se pueden elegir según la cantidad de azúcar que contengan, el brut nature que es sin azúcar y el extra brut, van genial con carnes y pescados.

El brut, con la comida y el postre, el seco, y semiseco, con aperitivos y postres y el semiseco y el dulce con postres y dulces, el orden del cava de los que hemos hablado, van de menos a más dulces.

Pero el cava también es muy usado en navidad para elaborar platos, como pescados, carnes y aves o también platos dulces, para cocinar, lo ideal es el brut, con poco azúcar.

Turrones:

t.bmp

Los turrones los hay de diversos sabores y formas, y cada vez más, pero hay cosas en las que te puedes fijar para elegir.

Por ejemplo en la cantidad de almendra, en los turrones duros, deben contener un 60% para la calidad suprema y un 45%, para la extra, un 40% para la estándar y un 34% para la popular, en los blandos oscilan desde el 64% en la suprema, el 50% en la extra, el 44% en la estándar y el 30% en la popular, sin embargo algunos fabricantes usan hasta un 70%.

Deben venderse envueltos en papel de aluminio o celofán o en estuches de cartón.

Y aunque es un alimento muy calórico, es rico en calcio, fibra y hierro, aporta grasas vegetales y no contiene colesterol.

Originally posted 2008-12-15 21:51:16.

LEAVE A COMMENT