Adictas al café

En el mundo de hoy donde apenas tenemos tiempo para respirar, necesitamos de más de una ayuda para lograr llegar al final del día. El café es uno de los principales aliados de las mujeres modernas, aunque muchas desconocen que puede causar adicción de la misma manera que una droga trayendo importantes efectos secundarios.

El consumo moderado de cafeína (principal componente del café,) no presenta ningún peligro para la mayoría de las mujeres. Es más, también se encuentra presente en el té, gaseosas e incluso el chocolate. Tres tazas de café al día constituyen un consumo moderado que no debiese traer ninguna consecuencia.

El problema está cuando bebemos taza tras taza, la mayoría de las veces sin darnos cuenta. La cafeína se absorbe de manera muy rápida en el organismo, provocando no sólo el deseado efecto de mantenernos despiertas, sino que también interfiriendo en el ritmo cardiaco, el que tiende a acelerarse.

A diferencia de otros líquidos, el café no sirve para hidratarse. Personas que consumen café como bebida principal durante el día, corren el riesgo de deshidratación. También se trata de una sustancia sumamente irritante para el estomago.

Los especialistas determinan que una persona que bebe más de 8 tazas de café diarias sería dependiente de la cafeína, con las consecuencias que ello trae. Si te encuentras en dicho rango de consumo no es recomendable que suspendas su consumo, ya que puede traer síntomas de abstinencia, que van desde dolores de cabeza y somnolencia, a vómitos, nauseas y mareo. Lo ideal es ir bajando el consumo de a poco hasta llegar a índices normales.

Originally posted 2008-09-23 19:38:41.

LEAVE A COMMENT