Adornos como nuevos VI

Cuadros:

En los cuadros se van a distinguir sus dos partes fundamentales: el marco y el soporte, donde se realiza la obra pictórica.

El mantenimiento y la limpieza de los marcos va a depender del material con el que estén fabricados.

Si los marcos son dorados se limpian con un paño con vinagre, si tienen volutas o relieves, se pueden limpiar con un cepillo pequeño y suave mediante el que aplicaremos una clara de huevo a punto de nieve. Trate el marco en función del material del que esta compuesto, prestando atención a no estropear la obra.

Si en su marco de madera se ha producido un desconchado, repárelo con una masilla especial para madera. Puede teñirla con el color del marco antes de la reparación. Si es de escayola, utilice una masilla para paredes. Previamente, tíñala con el color del marco con colorantes. Puede pintarla también una vez reparado éste.

Si necesita reparar un marco de escayola, es recomendable que disimule la masilla agregada, puede limar el marco por la parte de atrás y obtener un polvo fino que nos va a servir de colorante para darle el mismo color a la reparación.

Los cuadros suelen acumular mucho polvo, sobre todo, en el reverso, la zona que está en contacto con la pared. En muchas ocasiones se descubre, cuando se decide cambiarlo de lugar, un cerco sucio de polvo acumulado. Para evitarlo, coloque tacos de fieltro donde se apoyará el marco, está solución además de permitir el paso de aire, le evitará que el marco raye la pared.

Si es un cuadro valioso el que se va a limpiar, no dude en encargarlo a un profesional.

Para limpiar el polvo de  del soporte de la obra, utilice un plumero o el aspirador, con mucho cuidado con el cepillo pequeño.

Si la pintura tiene manchas, tiene que distinguir en primer lugar si está barnizada o no, si este es el caso, límpielo con un paño húmedo en agua y séquelo rápidamente. Si no está barnizado, corte una patata cruda por la mitad y pásela con rapidez y secando a continuación. Este procedimiento no debe repetirlo con frecuencia porque los restos orgánicos de las patatas se acumulan en las irregularidades de la obra pictórica, provocándole, casi con seguridad, deterioros a medio plazo.

La luz del sol directa es enemiga natural de sus lienzos. Colóquelos en paredes donde no incidan los rayos solares sobre ellos.

Originally posted 2009-01-10 22:35:49.

LEAVE A COMMENT