Asma y alergias

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de los pulmones y de las vías respiratorias (los conductos que transportan el aire a los pulmones). Si tu hijo tiene asma, sus vías respiratorias se irritan e inflaman, y esto puede afectar su capacidad de respirar.

Es importante que colabores con el médico para que juntos puedan prevenir y tratar los ataques de asma. Con los medicamentos apropiados, una adecuada educación, un plan de acción para el asma y un seguimiento médico regular, la mayoría de los niños asmáticos no tienen grandes problemas.

La exposición a los alérgenos como los ácaros del polvo, las cucarachas, el moho, el polen o la caspa de los animales puede desencadenar o empeorar los síntomas en algunos niños que padecen asma. Esta afección recibe el nombre de asma alérgico. Las alergias estacionales al polen no serán por lo general un problema hasta que tu niño tenga 4 ó 5 años, ya que puede tomar cierto tiempo de exposición a estos pólenes antes de que tu pequeño desarrolle sensibilidad a ellos. Las alergias a los ácaros del polvo, el moho o la caspa de los animales pueden, no obstante, desarrollarse en etapas tempranas de la vida.

Alrededor del 75 al 80% de los niños que padecen asma también tienen alergias. Si tu niño tiene asma y sospechas que también es alérgico, tal vez necesites llevarlo a un especialista en alergias para que le realicen estudios y le ofrezcan un tratamiento que pueda ayudarlo a prevenir los ataques.

Imagen: http://www.intramed.net

Originally posted 2010-04-27 09:27:00.

LEAVE A COMMENT