Calmantes naturales contra la acidez

La acidez estomacal es un síntoma, no hay que dejarlo pasar y cuando se manifiesta hay que ir a consultar rápidamente con el médico gastroenterólogo para que nos indique los pasos a seguir. El estrés es uno de los causantes de acidez por excelencia.

Las hojas del laurel no solamente se pueden usar para condimento de las comidas. Ricas en esencias, con formas de punta de una lanza (lanceoladas) se usan también en preparaciones farmacológicas porque aumentan las secreciones y contribuyen con una buena digestión

El laurel ayuda la estómago y al hígado. El te de laurel es fácil de preparar. Con un par de hojitas de laurel en una tasa de agua caliente antes de la ebullición, la infusión ya está resuelta. Antes de tomarla dejar la reposar unos diez minutos.

La salvia también es un remedio estupendo y natural que, además, aplaca las digestiones pesadas.  Se puede hacer un preparado  para toda la jornada beber por lo menos tres tasas bien repartidas al día. Con puñado de hojas secas de salvia se obtiene la infusión al mezclarla con un litro de agua.

La zanahoria y la manzana también son paliativos rápidos para salirle al paso el agudo dolor estomacal que causa la acidez.  Con solo ingerir unos pequeños trozos la sensación calma. Lo mismo ocurre si tomamos un vaso mediano de leche fría o natural. 

Más allá de estas salidas rápidas al dolor, huelga repetir que la acidez es tan solo un síntoma de que algo anda más en nuestro organismo, por lo tanto, ante la acidez -y una vez que calmamos el dolor- la visita al especialista es absolutamente necesaria.

Originally posted 2009-02-24 01:37:55.

LEAVE A COMMENT