Cómo escapar de un incendio

El peor enemigo, a la hora de un incendio, es el humo. El humo, el calor y los gases te pueden ahogar y matar con solo unas pocas aspiraciones; en estos casos, lo mejor es agacharse y gatear hacia la salida, conteniendo la respiración.

Jamás tomes un ascensor en momentos de incendio. Usa solo las escaleras y desciende del piso que se encuentre en llamas.

No solemos tener la precaución de observar las salidas de emergencias cuando vamos a restaurantes, cines, teatros u otros lugares públicos, y conocer estas salidas puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte frente a un incendio. Acostúmbrate a tener identificadas estas salidas, y ante cualquier peligro, recurre a ellas, evitando a la multitud que intentará salir por las puertas principales.

En tu casa, instala un detector de humo fuera de los dormitorios. Duerme siempre con la puerta cerrada, ésta puede detener el humo y dar más tiempo para escapar. Si tienes rejas en las ventanas, que sean removibles desde el interior.

Si sospechas de un incendio, antes de salir del cuarto, toca la puerta. Si está caliente, busca otra salida. Si está fría, recárgate sobre ella y abre lentamente. Si encuentras humo o calor, ciérrala inmediatamente. Si la salida está libre, tu escape está seguro.

Establece estas medidas de seguridad con todos los miembros de la familia, y acuerda un punto de reunión fuera de la casa, para saber que todos están a salvo. Prepara un plan de escape y practícalo un par de veces al año.

En los momentos de un incendio es difícil hacerlo, pero debes mantenerte en calma, piensa en lo que debes hacer y gatea bajo el humo, conteniendo la respiración y tratando de cerrar los ojos.

Originally posted 2008-11-29 10:55:11.

LEAVE A COMMENT