Cómo hallar al galán miserable

Aunque suene gracioso, hay mujeres a las que persiguen los hombres serios, esos a los que llamamos buenos partidos, encantadores, dulces, educados, con valores intachables, pero…aburrido.

1

Si te suele pasar, hay un camino por donde encontrarás fácilmente a los kleenex, esos vertederos humanos que muchas detestan, pero que son tan divertidos, vividores y aventureros, que ya cualquiera quisiera vivirse una aventura con ellos. Hombres como estos jamás desaparecen, y para buscarlos, sigue leyendo:

El adicto: Este personaje es reconocible desde el primer minuto, porque es el más hablador y parlanchín, el que más baila, el más canchero y entretenidos, un tipo popular que se dice exitosos pero vive pidiendo favores. Lo más seguro es que te embauque en algún problema legal o te estafe. A este personaje lo encuentras en la industria de la moda, del cine y en los negocios de importación y exportación. Su necesidad patológica por engañar es irreversible.

El tierno: Este vil hombre te hará creer que es un cándido de esos que jamás puede decir no a una dama. Todas lo abrazan y festejan creyendo que es el hombre más dulce y bello del mundo, pero ojo, que con este no te puedes descuidar, así que lleva condón siempre.

El gay encubierto: Ese amanerado que dice que no es gay, pero conserva sus manías femeninas, le agradan las compras, la ropa y la moda, seguro tiene algo que esconde. Entrometerse en la vida de estos especímenes es una desgracia viva, porque un engaño con alguien del otro género destruye aún más fuerte a cualquiera.

El bebedor: Este tipo se vuelve fácilmente generoso después de unas copas. El gran problema para ti, es que no dejara descansar tu hígado, así que piensa en la resaca del otro día,!en tu pobre garganta!.

El woodstosk: Este espécimen hippie que se reencuentra cada vez que puede con sus ex, es un perdedor. Pierde energía con cualquiera, y se desgasta dando explicaciones, como si el amor no acabara nunca. Este es el peor de todos, porque seguramente cuando te toque estar con él, estará muy cansado y desgastado.

El tacaño: Este tipo es que no tiene potencial para ser padre, pareja ni amigo. Es un tacaño empedernido que te pedirá dinero aún cuando gane más que tú. Su actitud tacaña es chocante y devastadora. Muchos empresarios caen en esta categoría.

El parásito: Este individuo no se respeta a sí mismo ni a los demás. Vive pidiendo prestado, vive succionándole los recursos a otros. Este es un tipo despreciable y arrastrado, pero muy simpático y envolvente.

Foto: flickr

Originally posted 2009-09-26 15:36:00.

LEAVE A COMMENT