Cómo limpiar las paredes con moho

Cuando llega el invierno, es algo complicado mantener las paredes blancas y limpias, sobre todo cuando se trata de habitaciones empapeladas.

1

Los papeles que no son impermeables, se arruinan con mayor facilidad, aunque también se pueden limpiar con cuidado, si se les pasa un pañito humedecido con una mezcla de cloro y agua.

Luego se puede pasar el secador de pelo para que seque más rápido y se deja ventilando la habitación.

Por lo general, esta mezcla es lo mejor que hay para que esas manchas negras salgan de una buena vez de las paredes. El gran problema al usar otros productos de limpieza, es que el papel mural se va corroyendo hasta que finalmente se rompe, y esa no es la idea. En cambio, el cloro limpia de una sola pasada y deja blanquito todo.

Otra ventaja del cloro, es que mata todos los residuos vivos que puedan haber quedado pegados al papel, lo que garantiza una desinfección óptima, dejando el ambiente ideal para los niños pequeños y las personas de más edad en casa.

El único gran problema del cloro, es su olor, que es muy fuerte, por lo que es recomendable mezclarlo con algún líquido limpiapisos perfumado, de modo que resulte más suave el efecto final.

Las habitaciones que tienden a formar moho, son aquellas que condensan humedad adentro, y antes que preocuparse de la limpieza y desinfección de las paredes, es mejor que se preocupen de solucionar el problema raíz, que es la ventilación. Un buen extractor de aire es la mejor opción cuando no hay ventanas.

foto

LEAVE A COMMENT