Cómo ser el alma de la fiesta

Tener buen humor y contagiarlo a otros es un arte que aprenden muy bien los actores y gente del espectáculo, y fingir estar de buen humor cuando no se está en el mejor día, no es tan malo, después de todo, muchos lo consiguen finalmente de tanto fingirlo, autoconvenciendose de que lo están.

1

Si nos fijamos bien en la gente entretenida, esa que parece tener todo en su vida solucionado, veremos que se ríen y mucho. Entonces, lo que podemos hacer si queremos aprender a ser como estos personajes, es aprender a reírnos primero que nada, de nuestros propios chistes. Si nadie más lo hace, es porque se han intimidado, pero eso, no debe ser razón para que dejes de dar una gran carcajada.

Y ya que te vas a creer el cuento de ser la más divertida del grupo, comienza a poner cara seria cuando sean otros los que cuenten chistes, así demuestras ser más sofisticada que ellos en cuanto a humor.

Tampoco te rías de situaciones feas o dañinas, ya que al hacerlo, desprestigias tu imagen. Lo que si puedes hacer, es llevar algo entretenido en tu cartera, un bigote falso, un plátano en el bolsillo, un sombrero y una peluca extravagante. Cualquiera de estos elementos te harán un personaje en persona.

Otro modo de ser divertida, es imitar los tics de otros. Cuando los demás ven reflejados en ti sus defectos, y más aun de modo exagerado, no tienen otra opción que reírse de sí mismos.

Siempre es bueno leer y informarse, así que no dejen de leer las novelas cómicas, los chistes, las vidas de los humoristas, todo eso les será muy útil, si es que realmente desean experimentar, aunque sea una sola vez, ser el alma de la fiesta.

Foto: flickr

Originally posted 2009-09-21 14:14:00.

LEAVE A COMMENT