Cuidado con los accidentes de tránsito

Existen cientos de campañas que llaman la atención sobre lo imprescindible de usar cinturón de seguridad cuando el vehículo está en marcha, tanto para el conductor como para el acompañante. Sigue habiendo, no obstante, reacios a usarlos e incluso están los que “argumentan” contra su uso.

Lo cierto es que no solamente el cinturón de seguridad, sino también el apoya cabezas, ajustado a la altura de cada cual, evitan o mitigan lesiones al  momento de un choque, y hasta salvan la vida lisa y llanamente.

Entre las lesiones más comunes del abanico de consecuencias que puede aparejar un choque, el latigazo cervical es el más común cuando no hay apoya cabezas o los tripulantes tienen sus cabezas fuera de este.

Esta lesión consiste en el estiramiento de los nervios situados en el cuello. Este traumatismo se da más cuando nos chocan el vehículo de atrás o cuando sobreviene una frenada brusca de nuestro automóvil.

En el momento del choque o la frenada el torso se desplaza hacia delante y luego hacia la posición original y la cabeza acompaña el movimiento, sin embargo, una vez que el torso ya volvió a su lugar, la cabeza sola vuelve a desplazarse hacia adelante como al inicio, pero con mucha brusquedad. 

Este movimiento es el que se nombra como “latigazo”, pues en conjunto reproduce la traslación del látigo al golpear. Cuando la cabeza esta girada a un lado “mirando al acompañante” la lesión suele ser más grave aún, sostienen los especialistas. No hace falta ir a altas velocidades para que se produzca el latigazo.

Además del dolor agudo en el cuello, los latigazos cervicales vienen acompañados de mareos, migraña e inestabilidad. De acuerdo con la intensidad pueden traer aparejados lesiones musculares, hemorragias internas, y en los casos más extremos pueden llegar a lesionarse las vértebras y hasta producirse hernias de disco.

La mejor prevención además del uso incondicional de cinturón de seguridad y apoya cabezas, es llevar la espalda apoyada completamente sobre el respaldo y la cabeza mirando hacia adelante.

Quien conduce, por su parte, debe sentarse derecho, la espalda apoyada completamente y las manos, sobre el volante, deben estar en la posición de las agujas del reloj que marcan 10 horas 15 minutos con los brazos extendidos. Para los especialistas esta posición, incluso, permitirá conducir y maniobrar con mayor eficacia. 

Originally posted 2008-12-10 03:40:29.

LEAVE A COMMENT