Cuidarse por la noche

Las cremas de noche son importantes para que nuestra piel luzca tersa y fresca todos los días. Mientras dormimos durante la noche, los músculos se relajan y eso facilita que las células se regeneren. Es más, los expertos afirman que se reproducen ocho veces más por la noche que durante el día; así se reconstruye la capa de la piel que nos protege de las agresiones externas tales como el frío.

Para que este proceso sea efectivo es importante que la piel esté limpia de maquillaje, polvo, sudor, etc… Estas impurezas obstruyen los poros y no permiten que las sustancias beneficiosas de los productos penetren totalmente. Al levantarnos debemos volver a limpiar la piel para retirar los residuos y las células muertas.

Se hace diferencia entre cremas de día y de noche porque éstas últimas tienen dos funciones específicas:

  • Colaborar en la regeneración de las células.
  • Luchar contra el envejecimiento.

Los agentes externos son fundamentales, es decir, a parte de extender la crema de noche por nuestro cutis podemos realizar otras cosas. Por ejemplo, descansar las ocho horas seguidas, ventilar la habitación (con cinco minutos es suficiente), mantenerla limpia de polvo, no colocar en el dormitorio ninguna planta ya que éstas absorben oxígeno por la noche, no tomar excitantes durante la tarde y todo lo que se os ocurra para que la piel se acueste relajada.

Por último, no tengas en cuenta sólo a la piel de rostro. El resto del cuerpo también necesita hidratación. Una ducha caliente antes de acostarse favorece la relajación. Aprovecha para utilizar crema anticelulítica, ya que las sustancias que llevan actúan mejor. Y para el resto del cuerpo una crema hidratante con un aroma que te guste.

Y recuerda que el precio no está reñido con la eficacia, no tienes porqué adquirir la más cara, prueba diferentes productos y al cabo de un tiempo encontrarás el que mejor se adapta a tu piel.

¿Todavía no sabes que vas a pedir para Navidad?

Originally posted 2007-12-19 12:18:16.

LEAVE A COMMENT