Décalogo para no morderse las uñas

u.bmp

Buscar un objeto que desvíe el interés, como por ejemplo, unas pelotas blandas desestresantes, para contrastar la ansiedad.

– Utilizar algún esmalte incoloro y de amargo sabor, para que al morderlas provoque rechazo

– Las personas del entorno del afectado deben mostrar su comprensión, y ofrecerle su apoyo, intentando saber cual es la razón que le lleva a comerse las uñas.

– Evitar la exposición a las situaciones desencadenantes de estrés, ansiedad, nerviosismo, inseguridad, cansancio o de aburrimiento.

– Mejorar el aspecto estético con una buena manicura, recortando, limando e incluso pintando las uñas

– Realizar autocríticas hacia el estado de tus dedos o tus uñas, y aceptar las críticas de los demás para tomar conciencia del problema

– Cuando sientas ganas de mordértelas, intenta tenerlas adecuada, por ejemplo, golpeándolas contra la mesa, que además las fortalecerá.

– Hacer ejercicios de relajación, practicar yoga o gimnasia

– En los más pequeños, los padres deberán y  distraerles y desviar su atención a otras cosas de su interés.

Si esta conducta viene acompañada de la aparición de tics nerviosos o síntomas obsesivos, es recomendable consultarlo con su médico.

Esta costumbre suele darse desde la infancia, de hecho algunos estudios afirman que pueden tener su origen en el vientre materno, si la madre se ha visto sometida a situaciones de tenciones. Por lo general, puede iniciarse en niños menores de tres años, que comienzan chupándose el dedo. Se calcula que el 40 por ciento de los menores de 18 años lo hacen.

Pero puede llegar a continuar hasta la edad adulta, el 10 por ciento de los mayores de 35 años, siguen mordiéndoselas.

Se trata pues de un problema de raíz psicológica, se relaciona con personas que sufren de estrés, ansiedad, insomnio u exceso de nerviosismo o timidez, gente con depresión o baja autoestima, que han sufrido la pérdida de un ser querido o que tienen desajustes alimentarios.

Un mal hábito, que aparte de perjudicar la estética de las manos, la boca y los dientes, puede llegar a causar en los afectados sentimientos de culpa y de vergüenza. Es importante saber, sobre todo los padres, que es un problema que no debe corregirse con castigos físicos, sino con la terapia psicológica adecuada.

Originally posted 2008-12-19 22:34:59.

LEAVE A COMMENT