Elige el mejor sofá

Sin duda, es el protagonista del espacio de la casa en el que más ho­ras pasamos. Por eso, antes de comprarlo hay que plantearse ciertas cuestiones:
Necesidades. Piensa en cuántas personas van a usarlo (si hay niños, si recibes muchas visitas…) y cómo (ver la tele, comer, dormir…).

Ubicación. Para ajustar el tamaño a los metros disponibles, haz un plano a escala del salón y dibuja los sofás en diferentes posiciones. Te servirá para ver la distribución.

Medidas. Calcula lo que ocupa (ancho por fondo) y el espacio con respecto a la mesa de centro (20 cm por el lateral y 40 cm de frente).
Una vez resueltos estos temas, ya puedes centrarte en otros como la comodidad, las tapicerías, la resistencia…

Según un reciente estudio realizado por Ikea, para dar en el blanco es fundamental fijarse en ciertos detalles. Éstos son los más importantes:
Firmeza. Depende del relleno. El mejor es el de gomaespuma de alta densidad, que no se deforma, con envoltura de pluma, muy cómoda y 100% transpirable.
Tipo de respaldo. Ha de estar dividido en dos módulos, para dar apoyo a los lumbares, y tener una altura de entre 80 y 90 cm.
Reposabrazos. Deben ser bajos, mullidos y anchos, para apoyar la cabeza cómodamente.
Fondo de asiento. Procura que tenga, al menos, 70 cm y, si te gusta tumbarte, de 80 a 90.                                            Patas: características. Han de ser anchas y algo elevadas del suelo (unos 7 cm), para que el relleno respire y sostener el peso.                                                                                                                                                                         Durabilidad. Depende de estos factores: el armazón, que debe ser de acero o madera maciza; la base, debe combinar muelles de acero y cinchas elásticas, y la tela debe ser tupida.

Imagen: http://www.decoestilo.com

LEAVE A COMMENT