¿Eres una compradora compulsiva? (I)

Normalmente luego de una decepción amorosa, las mujeres van de compras para intentar superar el dolor y el orgullo herido. Sin embargo, no hay nada que pueda reparar el dolor de una separación, de un fracaso o decepción, y ahí es donde comienzan a manifestarse las compulsiones, ya que muchas comienzan a refugiarse en las compras de manera exagerada, comprando cosas que ni siquiera necesitan.

La compulsión no distingue entre clases sociales, ya que así como una persona de pocos recursos puede comprar ropa, zapatos, carteras y endeudarse para seguir comprando, una de altos recursos puede llenarse de propiedades, yates y bienes.

El otro extremo es el de aquellas personas que compran la idea de la pobreza, escondiendo dinero en su casa o el banco, y viviendo en la total miseria, debido a que se sienten emocionalmente arruinadas.

Lo importante no es lo que se compra, sino cuánto se compra, la cantidad es clave para determinar si estamos frente a un comportamiento compulsivo. Muchos se refugian en el alcohol, las fiestas y las salidas, sin conseguir llenar de modo alguno su vacío interior. Esto se debe a que estas personas se han creado un mundo de fantasía apoyado en estos malos hábitos, para evitar la realidad a toda costa.

Las compulsivas generalmente viven con miedo, miedos y frustraciones, perdiendo de vista que cuando lleguen a los ochenta años, habrán vivido más o menos las mismas experiencias que el resto de las mujeres de su edad.

Para liberarse de la compulsión, es necesario identificar los hábitos y emociones que la gatillan, y aprender a manejar el comportamiento con sabiduría y paciencia.

Originally posted 2009-01-09 11:00:00.

LEAVE A COMMENT