¿Es más satisfactorio comprar experiencias que cosas materiales?

Tomar la decisión de comprar algo es difícil, sobre todo cuando se trata de algo costoso versus algo que nos pueda brindar una experiencia enriquecedora, como un viaje.

Un estudio publicado recientemente en la Journal of Personality and Social Psychology  por Travis Carter y Tom Gilovich se fija en las diferencias que se producen en las personas al tener que decidir entre cosas materiales, como juegos electrónicos, joyas o juguetes, y experiencias como los viajes o las visitas a un parque de diversiones.

1

El estudio concluye que es mucho más difícil tomar decisiones cuando se trata de elegir cosas materiales que cuando se trata de adquirir una experiencia. Otro hallazgo interesante es que cuando se preguntó acerca de las opciones materiales, se encontró que la satisfacción era menor a lo largo del tiempo. Cuando se pregunto a través del tiempo, cómo se sentía el haber elegido una experiencia, la satisfacción era mayor.

Parte de lo que explica este fenómeno, es que cuando compramos un producto material, es más fácil comparar ese producto con otros similares, y como las diferencias son visibles, se puede pensar que se podría haber comprado algo mejor de lo que se tiene.

Las experiencias son diferentes, porque es difícil compararlas entre ellas. Por ejemplo si ustedes toman un viaje a las playas de Florida en invierno, pueden pasar un tiempo nadando, comiendo buena comida y bailando por la noche. En lugar de esto, podrían haber elegido un viaje al Colorado a esquiar.

Las actividades entre un viaje y otro podrían haber sido muy diferentes, por lo que no es tan fácil comparar las diferentes opciones.

En consonancia con esto, Carter y Gilovich encontraron que las personas pasaron más tiempo tomando decisiones para productos materiales, porque comparan más alternativas, que cuando intentan elegir una experiencia.

Vía , Foto

Originally posted 2010-01-12 17:13:00.

LEAVE A COMMENT