Evita los calambres del gimnasio

Los típicos calambres que se producen en las piernas, son una contracción sostenida de los músculos, generalmente los isquiotibiales, cuádriceps y pantorrillas.

1

Si bien los calambres no producen efectos contraproducentes en el largo plazo, los dolores momentáneos si pueden bajar el nivel de rendimiento atlético. En cuanto a las causas de los calambres, hay varias hipótesis que los explican, como la deshidratación, el desequilibrio electrolítico, la deficiencia de minerales, la fatiga y las lesiones.

El mejor alivio que puede existir para aliviar las piernas acalambradas es estirar los músculos apretados, realizarse masajes que ayuden a eliminar los desechos metabólicos como el ácido láctico, en aquella zona donde se están manifestando los calambres.

Kawamoto recomienda beber mucha agua aparte de estirarse y elongar durante las sesiones de entrenamiento. Además, hay que evitar subir la intensidad del entrenamiento con mucha rapidez.

El uso de tacos altos hace también el ambiente propicio para sufrir de calambres, ya que al andar en tacos, se obliga al musculo de la pantorrilla a permanecer apretado por más tiempo, en cambio con zapatos planos, el musculo permanece relajado y es menos susceptible a acalambrarse así.

Los músculos después de una sesión de entrenamiento duelen, por eso hay que dejarlos descansar para que se repongan, ayudando con una buena alimentación como complemento, una hidratación a base de bebidas isotónicas o bien, jugos de frutas naturales. Los masajes como les decía antes, son también esenciales para que la circulación se lleve todo lo que se tiene que llevar.

Foto

Originally posted 2009-11-05 13:30:00.

LEAVE A COMMENT