Fiebre reumática

Mi hijo tuvo fiebre reumática cuando tenía once años, y cuando me dijeron que su corazón iba a tener una secuela, casi me muero. Se vio afectada una válvula cardíaca que le produjo un soplo crónico.

Hace una vida absolutamente normal, solo tiene que ver a su cardiólogo cada tanto para tener bajo control esa válvula; y si va al dentista, o tiene alguna otra intervención, tiene que hacer un tratamiento preventivo con antibióticos.

La fiebre reumática es una enfermedad inflamatoria que surge como una complicación tardía de una infección en las vías respiratorias superiores producida por el Estreptococo beta hemolítico del grupo A y que no ha sido tratada o incorrectamente tratada.

Cuando a tu hijo le duele la garganta, tienes que estar atenta a la presencia de puntos blancos en ella, que pueden significar la presencia de estreptococo. Una infección de este tipo,  mal tratada,  puede llevar a que padezca fiebre reumática.

Se da en personas de entre 5 y 15 años de edad, con una predisposición individual a contraer esta enfermedad; si bien se da en pocos casos, y ha disminuido su frecuencia y gravedad, es necesario estar atentas.

Aparece como inflamación, dolor y/o calor en las articulaciones más grandes, como rodillas, tobillos, muñecas o codos. Se caracteriza por desplazarse de una articulación a otra en pocos días. La alteración más importante y la única que deja secuelas es el compromiso del corazón.

También puede manifestarse en el sistema nervioso, presentando movimientos bruscos de la extremidades y músculos de la cara sin ninguna finalidad, que alteran la capacidad para tomar los objetos y trastornos para la marcha y el lenguaje. Además, se intensifica con las emociones y desaparece durante el sueño.

En la piel pueden aparecer manchas rosadas, diseminadas en el tronco y las extremidades, sin llegar a la cara, o nódulos subcutáneos, del tamaño de una arveja pequeña, ubicados en las articulaciones, cráneo y columna vertebral.

No hay un tratamiento específico, únicamente se aplican medidas generales como reposo, antiinflamatorios y antibióticos. En algunos casos el reposo en cama puede ser prolongado, y en la mayoría de los casos, de manera preventiva, se sigue un tratamiento a base de penicilina durante varios años, aplicando una inyección una vez al mes.

Originally posted 2008-10-31 10:11:36.

LEAVE A COMMENT