Florence Nightingale

2 A ella se le debe la formación profesional de la enfermería. Nació el 12 de mayo de 1820 en Florencia, Italia, pero vivió y se educó en Inglaterra. De familia acomodada, su primera educación la recibió de institutrices, luego su padre, que había estudiado en Cambridge, asumió esa responsabilidad.

Si bien su padre la había instruido en temas filosóficos, literarios e históricos, Florence quería estudiar matemáticas. Después de muchas luchas emocionales logra que sus padres le permitan dejar "temas más apropiados para una mujer".

Florence también había desarrollado un interés social y deseaba cuidar enfermos, a pesar de las negativas de su familia. A mediados del siglo XIX la enfermería no era considerada una profesión adecuada para una mujer educada. A las enfermeras de la época les faltaba entrenamiento y tenían fama de ser mujeres burdas e ignorantes, dadas a la promiscuidad y a las borracheras.

En un viaje por Europa y Egipto iniciado en 1849, con amigos de sus padres, tuvo la oportunidad de estudiar los distintos sistemas hospitalarios. A principios de 1850, Florence empezó su entrenamiento como enfermera en el Instituto de San Vicente de Paul en Alejandría, Egipto, que era un hospital de la Iglesia Católica. Luego incrementó su capacitación y experiencia en distintos hospitales de Europa.

En la Guerra de Crimea en la que la Gran Bretaña, Francia y Turquía le declararon la guerra a Rusia, tuvo oportunidad de trabajar en el hospital militar, junto con 38 enfermeras voluntarias reformaron y limpiaron el hospital, a pesar de la reacción de doctores y oficiales, e hicieron caer la tasa de mortalidad desde el 40% al 2%.

A su regreso a Inglaterra en agosto de 1957 creó su primera escuela con diez alumnas. Desde entonces, la enfermería fue considerada una profesión médica con un elevado grado de formación y responsabilidad.

Creía que un entorno saludable era necesario para aplicar unos adecuados cuidados de enfermería. Afirmó que hay cinco puntos esenciales para asegurar la salubridad de las viviendas: aire puro, agua pura, desagües eficaces, limpieza y luz. Indicó la necesidad de la atención domiciliaria: las enfermeras que prestan sus servicios en la atención a domicilio deben enseñar a los enfermos y a sus familiares a ayudarse a sí mismos para mantener su independencia.

Ella fue una innovadora en la recolección, tabulación, interpretación y presentación gráfica de las estadísticas descriptivas; mostró como la estadística proporciona un marco de organización para controlar y aprender, y puede llevar a mejoramientos en las prácticas quirúrgicas y médicas. También desarrolló una Fórmula Modelo de Estadística Hospitalaria para que los hospitales recolectaran y generaran datos y estadísticas consistentes.

Definía salud diciendo que la salud es no solamente estar bien sino ser capaz de usar bien toda la energía que poseemos.

En 1858, Florence Nightingale fue la primera mujer miembro de la Statistical Society. Fue nombrada miembro honoraria de la Asociación Americana de Estadística en 1874. En 1883, la reina Victoria le otorgó la Royal Red Cross y en 1907, fue la primera mujer condecorada con la Order of Merit.

Nunca se casó; dedicó su vida al servicio del prójimo y de aquellos que más lo necesitaban; murió en Londres el 13 de agosto de 1910.  Entre sus escritos destaca Notas sobre enfermería: qué es y qué no es (1860), el primer libro de texto para enfermeras, que fue traducido a multitud de idiomas.

LEAVE A COMMENT