Formas de ser

¿Cuántas formas de ser conocéis? Yo, sobre todo, conozco la mía y aún así, cada día descubro algo nuevo en mi. Y realmente me gustaría que todo lo nuevo que conozco fuera bueno, pero no, hay partes de mi que no son tan buenas. Os parece un trabalenguas o un acertijo pero es mucho más sencillo de lo complicadas que dicen que somos.  Soy una temperamental. He controlado durante mucho tiempo el mal genio, las malas contestaciones e incluso el llanto porque soy una llorica. Pero este fin de semana he perdido los papeles: me han decepcionado y mi comportamiento posterior fue deplorable (lágrimas, gestos…). ¿Y que hacer? Pues no puedes hacer nada más que disculparte, aunque eso no te consuela. Yo querría ser fría, calculadora o por lo menos controlar mis emociones y mi propia forma de ser. Pensaba que lo había conseguido.

Pensar antes de hablar es algo bastante eficaz que yo no practico. A mi entender otros piensan demasiado y están tanto tiempo en silencio, que parece que no les afecte. Y vuelvo a equivocarme. Mi pareja me defenderá a mi siempre y no puedo olvidarlo. Aunque él esté callado. Es evidente que por muchos años de convivencia, no nos conocemos del todo (es normal, si en la mayoría de los casos no nos conocemos ni a nosotros mismos).

Ahora tengo que pasar página, pero mi cargo de conciencia por haber gritado más de la cuenta no me deja continuar. Es una sensación de opresión en el pecho que no se calma aunque haya pedido disculpas. Y no es que mi pareja esté enfadada conmigo, ni mucho menos, después de todo me demostró que me quiere más que nada en el mundo, pero que él hace las cosas de otra manera y luego queda como un señor. Lleva razón y ahora, tarde, lo comprendo. Tendré que aprender de esa parte de su forma de ser racional, templar mis emociones, respirar muchas veces cuando tenga esos sentimientos y olvidar lo que ha pasado.

LEAVE A COMMENT