La abuela también tiene sexo

ancianos La creencia de que el sexo es solo para los jóvenes no es cierta y es una creencia que condena muchas veces a la renuncia de un hecho vital y beneficioso en los adultos mayores.

A lo largo de la vida vital, se producen varios cambios relativos a la sexualidad, como la forma y el tamaño de los rasgos sexuales, la concentración de determinadas hormonas asociadas, nuestro comportamiento sexual… Pero eso no significa que la sexualidad aparezca o desaparezca, simplemente evoluciona y se transforma.

Si bien es cierto que muchas mujeres de 50 o 60 años creen que su sexualidad va en retroceso la necesidad de relacionarse con otras personas, de expresar sentimientos, de recibir afecto, no tiene edad y no se pierde.

A esa edad algunos factores pueden disminuir el interés sexual, como los "achaques" de la edad, problemas físicos, disminución de estrógenos tras la menopausia, que conlleva a una menor lubricación vaginal, inhibiciones por no sentirse atractivas, la falta de pareja o la monotonía, pero sin dudas el mayor detonante es el factor social.  En nuestra cultura, como la sexualidad de las personas mayores no puede asociarse con la procreación, se niega su existencia, o al menos es un tema del que no se habla.

Si pudiéramos hablar con naturalidad con nuestras mayores acerca de cómo viven su sexualidad comprobaríamos que su interés sexual sigue tan vivo como ellas,  donde las caricias y la ternura van supliendo la leve pérdida de algunas respuestas sexuales. Es importante darse cuenta de que el sexo mejora su estado de ánimo, mejora la satisfacción personal y afianza la relación con su pareja.

Originally posted 2008-04-20 12:20:36.

LEAVE A COMMENT