La crisis y las vacaciones

crisis Hala, aquí tenemos dos palabras que, hoy por hoy, a lo mejor pensamos que no pueden ir juntas en la misma línea. Pero como todo en la vida, hay muchas formas de hacer las cosas.

Me hace mucha gracia, porque especialmente cuando voy al supermercado, una conversación recurrente suele ser:

-“Ay hija, con estos precios y la crisis, dónde vamos a ir a parar…”

-“¿Crisis? ¿Qué crisis? Si sales por ahí y todos los bares y las terrazas te los encuentras llenos, crisis… qué crisis va a haber”

Y en cierta forma, mis dos vecinas no dejan de tener razón, la una y la otra. Es evidente que la situación económica dista muchísimo de ser boyante, y que estamos atravesando una época de vacas flacas. Pero en general no tan flacas que el público en general no pueda permitirse algunas cosas de vez en cuando. Y tengo la impresión de que el español medio en lo último que nos apetece recortar presupuesto es el apartado ‘Ocio y tiempo libre’.

Y ahí va la cosa. En una sociedad que ha ido creciendo en treinta años en poder adquisitivo, se ha ido haciendo cada vez más común la costumbre de ‘veranear’ en algún lugar diferente al de nuestra residencia habitual. Pero, si en un momento achuchado, como es este, no se puede, tampoco habría por qué amargarse. Siempre se puede aprovechar para hacer pequeñas excursiones a destinos más cercanos que antes no habríamos tenido en cuenta; y podemos sofocar el calor en piscinas, ríos, lagos y playas fuera de destinos exóticos.

Debe ser porque yo nunca he disfrutado de unas vacaciones de esas en hotel o apartamento 15 días que no lo echo mucho de menos. Me gustaría experimentarlo alguna vez en la vida, claro, a quién le amarga un dulce, pero no sé, como he dicho antes, hay muchas cosas que se pueden hacer en vacaciones. Lo importante es pasárselo bien e intentar hacer algo un poquito diferente, para romper y descansar de la rutina de todo el año. Pero perder la cabeza por no poder ir este año a Jordania por culpa de la crisis, desde mi punto de vista, está un poco feo. La crisis de VERDAD afecta a muchísimas personas en varios de nuestros destinos vacacionales, y a esas personas la crisis les supone muchísimo más que a nosotros.

No seamos egoístas, y como dice el refrán, vamos a ‘poner al mal tiempo buena cara’, no? :)

Originally posted 2008-07-23 11:27:01.

LEAVE A COMMENT