La idealización de la maternidad

Una vez hablé de cómo opino que el amor está idealizado. La sociedad vende una idea de amor bastante irreal, contando sólo la parte maravillosa, pero omitiendo lo dura que es a veces la convivencia. Creo que con la maternidad pasa lo mismo. Todo lo que oímos sobre la maternidad es estupendo. Así que luego, cuando nos asaltan las ganas de abandonar a ese monstruo llorón nos sentimos fatal. “Debo ser la peor madre del mundo, porque le mataría”. La que ha sufrido los cólicos del bebé ya sabe de qué hablo.

Alguien debería contarte que además de pasar horas arrobada mirando cómo tu hijo o hija mueve la boquita o hace un ruidito, también hay veces en las que quieres que alguien te lo quite unas horas y perderle de vista. Es normal, somos humanas. Y lo más importante, además de madres seguimos siendo personas.

Hay quien cree que una vez que se es madre ese pasa a ser el único rol posible. Alucinan cuando les dices que te vas de fin de semana con las amigas (que también son madres). “-¿Y los niños? –Con sus padres. ”. Yo reivindico la posibilidad de hacer planes alternativos aunque sea una vez cada tres meses. Desconectar de los niños es lo mejor para poder retomarlo con energías renovadas y ánimo. Porque ser madre es una tarea que desgasta mucho y más vale tomar aire y volver con alegría que estar amargada y pagarla con los niños, como algunos ejemplos que conozco. “Pues yo desde que nació la mayor no me he separado ni un día de ella”. Pues ya se nota y falta os haría a las dos.

Originally posted 2007-12-05 11:11:46.

LEAVE A COMMENT