La importancia de educar el reloj biológico

Una de las cosas fundamentales de aprender en la vida de una persona, es el hábito del buen dormir, cosa que se debe aprender durante los primeros meses de vida.

Según los psiquiatras y neurólogos, un buen dormir es indispensable para el crecimiento y desarrollo normal de los niños, ya que es en el preciso momento que oscurece el día, cuando el cerebro comienza a segregar la hormona del crecimiento, proceso que dura no más de dos o tres horas a partir de ese minuto, por lo tanto, hay que aprovecharlo al máximo.

La hormona del crecimiento se activa solamente con un descanso profundo, posibilitando el desarrollo y maduración cerebral y de la memoria, lo cual se ve perturbado si a los niños se les acuesta en el horario de los adultos, generándose muchas veces hiperactividad o déficit de atención.

El ser humano está biológicamente programado para levantarse cuando el sol emite sus primeros rayos de luz y para dormir cuando éste se esconde. Esta programación biológica es fundamental respetarla desde que el bebé nace.

Lo recomendable es que ya a los cuatro meses de edad los niños salgan de la habitación de sus padres, para ir abandonando la mamadera e ir apoderándose de un espacio propio.

Los hábitos en la etapa más temprana de la niñez son fundamentales para el normal desarrollo de los niños, ya que pasando esta etapa previa al año de vida, es cada vez más difícil modificar los malos hábitos, dificultándose la relación con su entorno y la calidad de vida del niño, que después será un adulto probablemente desadaptado, con problemas de insomnio y de ánimo.

Originally posted 2009-03-07 03:32:00.

LEAVE A COMMENT