La música al servicio del corazón

Me considero una persona romántica aunque sin caer en extremos. Siempre me a gustado realizar regalos especiales y suelo prestar mucha atención a “las últimas novedades” que se ofrecen en tiendas e Internet para poder captar aquellas propuestas más originales. Pues bien, hace unas semanas encontré una pagina web que llamó mi atención y con la cual pude vivir una experiencia que no me esperaba…

Se acercaba la fecha de aniversario de mi matrimonio (que se celebró ayer) e intentaba encontrar un regalo que realmente sorprendiera, pero no solo regalos originales sino que buscaba algo que pudiese expresar mis sentimientos. Encontré varias propuestas interesantes pero, o ya las había utilizado o no me colmaban totalmente, hasta que llegué a una página que desde el comienzo llamó mi atención. La página en cuestión es www.orpheusgift.com y allí se ofrece la posibilidad de realizar una canción original y personalizada para regalar… al comienzo pensé que serían canciones “prefabricadas” en las cuales simplemente se introduce el nombre y algún otro detalle en una letra ya escrita. Pues nada de eso, solo de escuchar las canciones de muestra pude captar que el nivel de “personalización” de esas canciones era demasiado profundo como para ser prefabricado.

Bueno, mi curiosidad fue en aumento y creció aún más al leer sobre la forma de trabajo que emplean. Pero justo cuando pensé que había encontrado mi regalo de aniversario tuve un pensamiento terrible: “esto debe costar mucho dinero!”

Entré con cierto temor por ver más de tres cifras en la sección de tarifas y formas de pago, y allí descubrí con alivio que los precios eran razonables, de hecho eran más bajos de lo que yo imaginé…

Decidido! “Pida aquí su canción” presioné inmediatamente y llené un breve formulario. Poco tiempo después me llegó un mail de contestación donde se presentaba una persona quien decía ser mi acompañante en todo el proceso de composición, para luego darme otros detalles del proceso y finalmente terminar haciéndome varias preguntas sobre mi y mi pareja, sobre nuestra historia y sobre las cosas que quería expresar en la canción…

Envié todo, esperando recibir las primeras estrofas en, no se, quizás una semana??? Debo confesar mi total sorpresa al descubrir que en menos de 24 horas tenía en mi casilla de correos un mail con la mitad de la letra y un archivo en mp3 que me permitía escuchar un “borrador” de cómo podría ser la canción.

No se bien como explicar lo que sentí al tomar ese primer contacto con la canción, la verdad es que fue increíble. Cada detalle expresaba mi historia y mis sentimientos, a tal grado que era clarísimo que no se trataba de un “modelo prefabricado”. Realmente se estaba creando una canción original, exclusivamente para mi historia, y todo se estaba dando a una velocidad que jamás hubiese esperado.

Me preguntaron entonces si “la letra iba bien”… ¿¡Qué si iba bien!? Ya estaba alucinando imaginándome el momento de entregar semejante sorpresa, la verdad es que no sabía como dominar mi ansiedad!!!

Un día más y la letra estaba terminada… solo faltaba elegir la instrumentación para la grabación, para lo cual me dieron varias opciones, aunque la verdad es que terminé pidiéndoles que eligieran lo que ellos consideraban que quedaría mejor.

Cuando un par de días después tenía la canción completa ya aguardándome en mi casilla de correo sentí una extraña sensación, la verdad es que ardía de deseos de escucharla, pero al mismo tiempo sentía que no podía escucharla sin mi pareja.

La cuestión es que decidí escucharla por primera vez en la reunión que organizamos para celebrar nuestro aniversario, y juntos la descubriríamos. Claro que yo ya conocía letra y por donde iría la melodía, pero no la había escuchado completa.

Llegó el día del aniversario y al llegar la noche arribó el momento elegido para revelar “mi secreto”… los primeros acordes comenzaron a sonar y las lagrimas se desataron inevitables, incontenibles. La gente que estaba con nosotros guardaba un silencio solemne y mi pareja estaba conmovida, la sorpresa y la emoción se mezclaban en su rostro.

Terminó de sonar el último acorde y nos fundimos en un abrazo indescriptible, para luego pedir que la repitieran nuevamente… la verdad es que esa noche la escuchamos tres veces seguidas y una más antes de terminar.

Es increíble como escuchar tu historia en una canción puede desatar emociones que uno creía dormidas, recuerdos que un pensaba olvidados… no tengo palabras para describir lo que vivimos.

Quizás te preguntes porque escribo esto, pues es muy sencillo, después de vivir lo que viví con esta canción no me corresponde más que agradecer a quienes la hicieron posible, por ello este es mi pequeño aporte para tratar de hacer llegar a quienes lo necesitan la posibilidad de realizar un regalo increíble, inolvidable!!!

Una ves más quiero agradecer a la gente de Orpheus Gift, gracias por TOOOODO!!!

Originally posted 2008-12-04 17:01:00.

LEAVE A COMMENT