Las muelas del juicio

Hacemos la típica broma de “¿pero tu tienes de eso, juicio?” cuando alguien nos dice que han tenido que extraerle alguna muela del juicio. Y quien ha sufrido la extracción, aún con los puntos en la boca, hace una media sonrisa pero, creedme cuando os digo que la broma no le ha hecho gracia.

En la mayoría de los casos, las muelas del juicio se extraen por que ocasionan inconvenientes, sobre todo, con las muelas adyacentes. Y el hecho de que te duelan o no las muelas del juicio cuando te están saliendo no tiene nada que ver con la extracción de las mismas.

Os cuento esto porque sólo hace tres días que lo he sufrido en mi propia piel y he estado investigando. La muela que me han extraído no estaba en posición normal, sino inclinada, lo que hacía que restos de comida y bacerias se acumulasen en el hueco al que no podía acceder con mi cepillo de dientes, y eso no es nada bueno para la higiene bucal. Pensé que sería una extracción como el resto que me hicieron antes de ponerme el aparato. Básicamente es sacar una muela. Pero la cirujana me pinchó en varios sitios para dormir diferentes nervios. Al contrario que en otras ocasiones no se me durmieron tanto los labios y podía hablar casi perfectamente (a pesar de los puntos).

Al ser una operación y al poner puntos, hay que extremar las precauciones. Lo primero es poner en la zona un gel de clorhexidina que tendré que seguir poniendo un tiempo en la zona, tres veces al día. Durante las 24 horas posteriores a la intervención, no cepillaremos la zona ni escupiremos, para que no se produzcan hemorragias. Dormiremos con un par de almohadas para que la cabeza esté más alta que los pies. Comeremos líquido y frío (helados, purés). En los días siguientes, la alimentación se va normalizando poco a poco (buena terapia para rellenitas, he perdido un kilo en el proceso). Hablar puede ser algo doloroso y acabas cansandote. El lado de la extracción se hincha, así que durante las tres horas posteriores a la intervención lo mejor es poner hielo en un paño durante 10 minutos cada media hora. Además habrá que utilizar un cepillo de dientes ultrasuave para no dañar la zona, hacer enjuagues con agua con sal, no dormir sobre el lado de la extracción. Tomaremos algún antibiótico, antiinflamatorio y algo para el dolor.

Y no acabamos aquí. Si eliminan una muela del juicio, tendrán que extraer la contraria porque no tendrá punto de apoyo y producirá dolor en la otra encía. Así que en unos meses me extraerán la de arriba. Y si podéis evitar trabajar durante las siguientes horas a la extracción, mejor.

Originally posted 2008-04-06 09:23:13.

LEAVE A COMMENT