Leche materna y alimentación complementaria

papilla Hay momentos, mientras que nuestro hijo es bebé, que necesita de alimentación complementaria, debido a, entre otras causas, que su peso esté por debajo de los límites de la normalidad o se acerque a dicho límite. Es entonces cuando nuestro pediatra nos propone incluir cereales sin gluten en la alimentación. No hay que alarmarse, sólo hay que controlar el peso de nuestro bebé de forma continuada.

Sobre los cuatro meses, muchos pediatras animan a las madres a que inicien a sus bebés con papillas de leche sin gluten, al principio de un solo cereal y con el tiempo multicereales. A esa edad deben recibir 120 calorías por kilogramo de peso y día. A partir de los siete u ocho meses, ya se le pueden dar papillas y otros alimentos con gluten.

Estas papillas, cuando son con leche, se pueden hacer con leche materna, extraída del pecho y mantenida en el frigorífico hasta el momento de preparar la papilla. Incluso se puede comenzar a dar zumos de fruta sin azúcar. Por otro lado es bueno que se le siga dando el pecho a nuestro bebé aunque incorporemos la alimentación complementaria. Si se empieza a sustituir las tomas de leche materna por leche de fórmula, la producción de leche materna irá disminuyendo de forma progresiva. Y no habrá ningún problema al no vaciarse los pechos, lo único que ocurrirá es que se retirará la leche.

Sin embargo a muchas madres no les gusta extraerse la leche o no lo hacen con suficiente antelación. Lo mejor es siempre consultar con el pediatra, pero podemos extraer la leche unas horas antes y mantenerla en frío. De esta manera, llegado el momento de hacer la papilla, tendremos leche preparada para hacerla.

Originally posted 2008-04-22 11:42:15.

LEAVE A COMMENT