Los reflejos del recién nacido

Los reflejos son movimientos involuntarios que se producen a partir de un estímulo. En los bebes recién nacidos la mayoría de sus movimientos son de este tipo. A medida que sus sistema nervioso va madurando, va adquiriendo poco a poco la voluntad de sus movimientos y los reflejos van desapareciendo.

El neonatólogo y el pediatra suelen hacer pruebas de reflejos con el bebé para establecer la madurez del mismo, sobre todo en bebes prematuros.

Reflejo de Moro: Se toma al bebé por los brazos tirando un poco de ellos hacia arriba, levantando ligeramente la cabeza de la camilla. Se le suelta bruscamente. El bebé abre los brazos y las manos y los vuelve a cerrar, al tiempo que empieza a llorar. Este reflejo desaparece hacia los 2 meses.

Reflejo de Presión: Al tocar la palma de la mano, el bebé cierra los dedos. Es un reflejo tan fuerte que si ponemos nuestros dedos índice, se aferrará tan fuerte, que casi se lo puede levantar. Pero hay que tener mucho cuidado porque esta presión solo dura un instante y se suelta. Este reflejo tiende a desaparecer promediando el 5º o 6º mes.

Reflejo de los puntos cardinales: Al tocarle suavemente en la piel de la cara, cerca de la boca, el bebé la abre y gira la cabeza hacia el lugar en donde se le ha tocado. Este reflejo es muy útil a la hora de dar de mamar, para que abra la boca y se aferre al pecho.

Reflejo de la marcha automática: Sosteniendo al bebe por las axilas, se deja que apoye las plantas de los pies. Al apoyar una de ellas, flexiona la rodilla y levanta el otro pie, como para dar un paso. Este reflejo desaparece a los pocos días de nacer.

Reflejo tónico del cuello; Cuando se vuelve la cabeza de un bebé hacia un lado, el brazo de ese lado se estira y el brazo opuesto se dobla por el codo. Este reflejo dura hasta aproximadamente los seis o siete  meses de edad.

Originally posted 2009-01-02 15:50:12.

LEAVE A COMMENT