Mamá en acción

mama en accion

Ser mamá se va aprendiendo día a día, y nunca se obtiene diploma, ya que aunque los hijos crezcan y no nos necesiten tanto, siempre habrá situaciones nuevas donde se ejerce el rol de madre. Lejos de ser abrumador, es un aprendizaje que sin dudas, enriquece.

Podemos asistir a grupos para padres, cuando las cosas parecen salirse de control, para que nos orienten y ayuden a resolver determinadas situaciones. Eso es bueno. También podemos leer y aprender de las experiencias de otras mamás, pero sin lugar a dudas, los mejores maestros son nuestros propios hijos.

La formación de ellos es nuestra responsabilidad, serán nuestras normas de conducta y nuestro,  el modo de enseñanza pero, sin dudas los hijos nos están diciendo mucho, si sabemos prestar atención.

Sí, a veces tenemos ganas de salir corriendo, y estamos tan abrumadas que no podemos con nuestra alma. Es ahí donde delegar por un rato el cuidado de tu hijo no te hará una mala madre. Muy por el contrario, si estás agotada, de mal humor, o hasta furiosa, lo mejor es tomar distancia por un rato. Tu pareja, la abuela o una amiga seguramente podrá acompañarlo unas horas para que tu puedas bajar revoluciones y entonces sí, recuperes la paciencia necesaria.

El tema de los límites es importante y fundamental. Todas lo sabemos, y es allí donde ponemos en práctica nuestra capacidad de tolerancia y firmeza. Inútil es que le niegues algo una vez, cuando se lo permites hacer en otro momento. Hay que ponerse de acuerdo con el papá sobre los parámetros a seguir en la crianza y estos conceptos deben ser conocidos por las personas que ocasionalmente cuiden del niño, para que no reciba mensajes contradictorios.

La disciplina hace a su formación y a la buena convivencia. Si su comportamiento es inadecuado, hay que hacerle saber que él no es "malo" sino que sus acciones son inapropiadas, y tienen consecuencias. El mal comportamiento, con frecuencia, es una demostración de que necesita atención. Pasa tiempo con él, dedícale un rato al juego compartido, la lectura de un libro, una charla, una película que a él le guste.

Necesita sentirse amado y seguro. Que no pase un día sin que le digas lo mucho que lo quieres, abrázalo  y consuélalo cuando se sienta asustado. Elogia sus logros y escucha lo que quiera contarte, demostrándole que él es importante para ti y que tú estas interesada en lo que tiene para decir.

Originally posted 2008-04-11 11:03:54.

LEAVE A COMMENT