Mantener a raya el presupuesto en vacaciones

A veces cuando salimos de vacaciones, sucumbimos a la tentación de comprar o pagar con la tarjeta de crédito. En ningún momento, ni por buena que sea nuestra situación laboral o económica esto es una buena idea. Por el contrario, desde que reservemos billetes de avión o tren, alquilemos en Barcelona apartamentos o en Finlandia cabañas familiares, lo mejor es mantener el presupuesto bajo control y lograr tener unas vacaciones que no sólo sean épicas y disfrutables, sino que no nos dejen un mal sabor de boca por las deudas adquiridas.

Para ello, si es estrictamente necesario que recurras al crédito, utiliza las tarjetas con ls que ya cuentas. Es completamente una mala idea abrir nuevas líneas de crédito sólo porque vas a salir de vacaciones. Ello lo único que hará es ayudarte…pero a endeudarte, y no a disfrutar de tus vacaciones.

Así mismo, si piensas utilizar tu tarjeta de crédito, mantén tus gastos abajo del 30% del límite de tu crédito. No presiones tus gastos, recuerda que unas vacaciones inolvidables no tienen porqué ser unas vacaciones desastrosas en cuestiones financieras, lo que nos lleva a nuestro siguiente consejo: si tienes varias tarjetas de crédito, no lleves más de dos cuando salgas de vacaciones, es una pésima idea. Entre más tengas, más gastarás.

Establece un límite predeterminado para tus gastos y apégate a él. Si llevas dinero ya sea en efectivo o cheques de viajero, procura utilizar sólo ese dinero y compra sólo lo que puedas pagar, de esa forma tus vacaciones no se convertirán en una pesadilla en los meses por venir.

En ese sentido, recuerda comprar obsequios económicos e increíbles que tu familia y tus amigos sin duda apreciarán.

LEAVE A COMMENT