Mantenimiento de nuestras sillas IV

Sillas de mimbre:

Para una adecuada limpieza de los muebles de mimbre, es conveniente en primer lugar que les quites el polvo con el aspirador, como a todos los muebles, y luego pásale una esponja humedecida en agua caliente con sal gorda o con bicarbonato sódico. A continuación, aclárelos y póngalos a secar en el exterior, pero no directamente al sol. Una vez secos, déle una capa de cera con un trapo para protegerlos.

Si sus sillas están manchadas de grasa, las puede lavar con lejía que blanquea el mimbre.

Si rechinan sus sillones de mimbre, puede eliminar este ruido molesto untando las uniones con aceite parafinado.

Sillas de plástico:

En la actualidad no esta muy claro a que tipo de material se denomina con la palabra plástico. Para intentar simplificar, vamos a clasificarlos en dos únicamente: resina sintética, utilizada normalmente para la fabricación de mobiliario de exterior, y materiales compuestos, para el resto.

Para lavar sus sillas de resina sintética, utilice agua caliente jabonosa abundante que aplicará con una esponja suave o una bayeta.

La resina es susceptible de ser rallada con un estropajo o con cualquier detergente en polvo, la consecuencia más inmediata es que se volvería porosa, perdiendo todas sus cualidades.

Las sillas o sillones de materiales compuestos puede lavarlos con agua caliente jabonosa y una esponja.

Sillas de seda:

La seda al ser tan delicada, requiere unos cuidados muy concretos.

En la droguería le proporcionarán una mezcla de magnesia y esencia mineral con la que deberá limpiar las sillas tapizadas en seda. Repase las sillas con un trapo impregnado en esta mezcla y deje que se seque perfectamente y después sacúdala con mucho cuidado.

  

Originally posted 2009-01-02 22:57:25.

LEAVE A COMMENT