Mariposas en el estómago

Hoy hemos ido a comer con unos amigos a un merendero. Me ha llamado la atención una cosa en concreto de haber pasado el día con ellos. Una de mis amigas acaba de empezar una relación con un chico, después de llevarse un tiempo sin salir con nadie. Al llevar tan poco tiempo, he podido comprobar cómo se miraban, como sonreían cuando lo hacían, cómo han paseado cogidos de la mano… En fin, todas esas cosas que todos hacemos cuando empezamos a salir con alguien. Es más, creo que nunca he visto a mi amiga tan feliz como hoy. La "culpa" la tienen esas mariposas en el estómago que nos hacen flotar cuando nos enamoramos, que nos hacen ver sólo las cosas buenas de la otra persona. Pero cuando pasa el tiempo, esas mariposillas van perdiendo fuerza, y no pueden aletear tanto, por eso hay que darles de vez en cuando una dosis de vitamina, para que puedan seguir volando por nosotros, dentro de nosotros, para seguir dando luz y felicidad a nuestras vidas.

Es verdad que hay parejas que dejan de quererse, que ya no sienten lo mismo. Tampoco es mi caso. Yo estoy muy enamorada de mi novio, mis mariposas siguen ahí, y si en algún momento me doy cuenta de que están algo cansadas, las animo y les doy fuerzas para mantenerlas vivas.

No sólo es bonito el principio de una relación. Esa belleza puede durar para siempre, pero para eso hay que luchar mucho entre los dos, para que estén mucho tiempo haciéndonos cosquillitas en la barriga. Yo sigo mirando a esos ojos, los ojos más hermosos del mundo, con el mismo brillo en los ojos que cuando me dio el primer beso. Y eso sí que es bonito.

 

Originally posted 2007-12-17 00:21:45.

LEAVE A COMMENT