Mas peligroso que el sol

piel bronceada

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el uso de camas solares aumenta el  riesgo de cáncer de piel, sobretodo en los usuarios menores de 18 años, porque los jóvenes corren un mayor riesgo de desarrollar un melanoma en etapas posteriores de la vida, cuando sufren quemaduras por fuertes exposiciones a los rayos ultravioletas (UV).

El aumento del uso de camas solares, junto con el deseo y la moda de lucir una piel bronceada,  son las principales causas del fuerte aumento en las cifras de personas que adquieren cáncer de piel, siendo las mujeres las más expuestas.

Algunas camas solares pueden emitir niveles de radiación ultravioleta muy superiores a las radiaciones del sol estival de mediodía de la mayoría de los países, por eso se intima a que haya legislación que controle y limite la cantidad máxima de rayos ultravioletas en estos instrumentos.

Entre las principales consecuencias de una exposición excesiva a la radiación ultravioleta figuran el cáncer de piel, las lesiones oculares y el envejecimiento prematuro de la piel.

En cuanto a la exposición al sol, nunca es poco repetir que debe cuidarse la piel con pantallas o protectores solares, estar atentos de elegir horarios donde los rayos solares no caigan perpendiculares, como son los de mediodía, tratar de estar en movimiento cuando se esté expuesto al sol, al salir de una piscina o del mar, secarse el cuerpo, para que las gotas de agua no actúen como lupas, prolongando los efectos de los rayos ultravioletas.

Una buena forma de lograr un buen bronceado sin exponer tanto tiempo la piel al sol, es comer alimentos ricos en betacaroteno, como la zanahoria o zapallo calabaza. Otros alimentos que ayudan al bronceado son: el melocotón, las fresas, los guisantes, el tomate, la manzana, las almejas, los espárragos, las nectarinas, las moras, los nísperos, las espinacas, el aceite de oliva, las cerezas, los rábanos, el melón, los albaricoques, la lechuga y las pipas.

Para conseguir este efecto bronceador hay que empezar a consumir dichos alimentos, por lo menos, un mes antes de la exposición y continuar así el resto del verano.

Originally posted 2008-04-10 12:45:19.

LEAVE A COMMENT