Menús para enfermos paliativos y oncológicos II

p1.jpg

Según las alteraciones que presenten los pacientes, el recetario sugiere a los cuidadores una serie de medidas para mejorar la alimentación de pacientes con cáncer y otras patologías crónicas:

–         Hiporexia y anorexia:

Provocadas por la enfermedad, los efectos secundarios de los tratamientos o la ansiedad. Se recomienda preparar pequeñas cantidades de alimentos en cada comida, comer cuando al enfermo le apetezca, usar platos pequeños, probar nuevos sabores y texturas y evitar los aromas fuertes.

Además son preferibles las comidas ricas en proteínas y las templadas o frías.

–         Xerostomía:

Para estos pacientes se sugiere que los alimentos no estén secos y sí aliñados con salsas, procurarles alimentos blandos, como los helados, los flanes y los purés, y jugar con los ácidos, que estimulan la producción de saliva.

–         Mucositis en lengua, encías, paladar…

Los pacientes con estos síntomas deben comer comida preferiblemente blanda, como yogur, puré, queso, fruta… además se deben evitar los alimentos ácidos y presentar la comida en pequeños trozos y a temperatura fría o ambiente.

–         Disgeusia:

En estos pacientes es esencial esmerarse en la presentación, sustituir la carne roja por ave, utilizar especias suaves, evitar el ácido y servirlas a temperatura ambiente o fría.

         Estado nauseoso y vómitos:

En esta situación lo más indicado, es alimentar al enfermo con pequeñas cantidades, a temperatura ambiente o fría, así como evitar comidas ricas en grasas, muy aderezadas y con salsas.

–         Estreñimiento, y en ocasiones, diarrea:

La alimentación en estos pacientes debe ser rica en fibras y en legumbres, y contener una gran cantidad de líquidos.

Originally posted 2008-12-17 20:36:29.

LEAVE A COMMENT