Otra musical: la flauta mágica

La Flauta mágica (1791), el film de Kenneth Branagh, realizado sobre la base de la célebre opera de Mozart, resulta una interesante propuesta antibélica que se suma, sin omitirlo, al tradicional argumento que relata el pasaje de la luz a la oscuridad, de la ignorancia al conocimiento, de Tamino y su amada Pamina.

Como se imaginarán se trata de un filme con diálogos cantados. Nadie duda de lo que esta viendo, se trata de una ópera cinematográfica, adaptada a los años de la primera guerra mundial, los primeros años de 1900. Entre otras celebridades del mundo de la ópera actúan y cantan Joseph Káiser y Ben Davis, junto a René Pape, Tom Randle, Lyubov Petrova   y Silvia Moi. 

La música original de la puesta está a cargo de la Orquesta de Cámara de Europa, dirigida por James Conlon, que además es el director musical del filme. En líneas generales Branagh opta por utilizar un registro cinematográfico, por lo tanto no hay dudas de que se trata de una película sobre la base de la opera y no de la filmación lisa y llana de esta.

Un párrafo aparte merece Ben Davis. Su papel de Papageno, comunicativo, cinematográfico, es decir prescindente de toda exageración en la expresión fisonómica de los sentimientos, no pierde el histrionismo propio del personaje.

Con La Flauta Mágica el mérito de Branagh es doble, por un lado acercar la opera a espectadores que no necesariamente acuden al teatro para ver una obra de esta naturaleza, y por otro, respetar los tiempos y las dinámicas propias del cine incluso en los efectos especiales.     

Originally posted 2008-11-16 04:21:30.

LEAVE A COMMENT