Para tener gusto no hay que ser mujer

La mayoría de las mujeres se encargan en exclusiva de todo lo que atañe a la decoración del hogar, pero en mi caso, mi pareja tiene opinión para todo. Menos mal que tenemos gustos muy similares, porque cuando pusimos la casa tuvimos que debatir cada decisión, desde el color de la pared hasta el último adorno. A la hora de decorar la casa mi pareja participó igual que yo, aunque a veces me pesaba. Y me daban envidia mis amigas, que decían que sus maridos no querían saber nada de la casa. Al mío le encantan las revistas de decoración, los catálogos y las tiendas de muebles. Lo que para la mayoría de los hombres es una tortura, como pasar el día en Ikea, al mío le parece fascinante.

Lo mismo ocurre con la ropa. Ir a comprar ropa le gusta muchísimo si es para él y bastante si es para mí o para los niños. Es un buen consejero y me dice si las cosas me favorecen o no. La verdad es que yo soy mucho más perezosa a la hora de ir de tiendas que él. De hecho, cuando hacemos plan de pareja y pasamos todo un día juntos y solos, siempre incluimos alguna comprita de ropa o de cualquier otra cosa.

También le gustan los productos de belleza y no es que sea precisamente metrosexual, porque visto su aspecto cualquiera diría que se tira una vida para prepararse. Pero es que no hace falta tener pluma para tener gusto. Los tiempos cambian y si nosotras no tenemos problemas para saber de fútbol o de coches ¿por qué iban a tenerlo ellos para saber de moda o de decoración? Aunque reconozco que hay veces en las que desearía que no opinara…

Originally posted 2007-12-19 14:25:28.

LEAVE A COMMENT