Podemos encontrar el gris

Una discusión tiene siempre dos colores. ¿No sabes cuáles son? Piensa un poco. El blanco y el negro. Y precisamente para que haya una discusión tiene que haber un mínimo de dos personas, que casualmente cada una de ellas elige un color distinto, porque si los dos eligieran el mismo color, ya no sería una discusión, ¿no?

Cuando tú dices blanco, él dice negro… y viceversa. Hay veces que no hay forma de ponerse de acuerdo. Y cuanta más confianza haya entre esas dos personas, menos acuerdo habrá.

Pero no siempre tiene que ser de esos dos colores. Podemos buscar el gris… un término medio, ni para mí ni para tí. Es difícil, lo reconozco, pero no imposible.

Me parece que hoy he encontrado el gris. Ninguno de los dos ha salido ganando, pero tampoco hemos salido perdiendo. Lo dejamos en tablas. No siempre hay que mantener tu opinión y tus gustos por encima de los de la otra persona. Cada uno tiene su libertad. Y teniendo en cuenta que esas discusiones son acerca de la casa en la que vamos a vivir, los dos, es normal que los dos tengan voz y voto.

No sólo la mujer es la que decora. Ellos también tienen gusto, y no sólo pueden acompañarte a elegir las cortinas, sino que puede decirte cuál le gusta más. Aunque a algunas personas les parezca raro, y muchos puedan negarlo, ellos también tienen algo de maruja dentro.

O a lo mejor lo único que quieren es seguir llevando el control, a pesar de todo.

Originally posted 2007-11-27 17:01:34.

LEAVE A COMMENT