Por qué muere la pasión

Muchas son las que tras una desilusión amorosa se aíslan en su dolor con tal de no volver a sufrir, pero muy pocas son las personas que se detienen a analizar por qué murió la pasión y el amor de la pareja que se fue.

Generalmente, las personas solitarias y sin amor se lo pasan criticando los defectos ajenos, generando a la larga, anticuerpos que alejan a las personas de ellas. También espantan a los demás las personas caprichosas e inmaduras, que no son capaces de mantener una relación estable sino que tienen que estar en constantes vaivenes que les refuercen el ego.

La falta de comunicación y el rencor llevan a detestar al otro, por esto es necesario que exista un permanente diálogo y sinceridad en la pareja, asimismo, hay que buscar alicientes que alimenten la pasión y erradiquen la rutina, haciendo pequeñas cosas que los saquen del patrón común de vez en cuando.

Para que una relación sea estable, se necesita madurez y estabilidad psicológica; esto implica que debemos conocernos a nosotros mismos antes de comenzar cualquier relación. También es fundamental estar dispuestos a adquirir compromisos, a asumir renuncia de ciertas cosas que molestan al otro, y no hacerse expectativas irreales sobre el otro. El otro también puede equivocarse y nosotros tenemos que estar dispuestos a apoyar en este proceso de construir un lazo sólido de afecto que permita trascender en el tiempo.

La convivencia diaria mata la pasión porque las parejas se confían y dejar estar al otro, abandonando pequeños detalles de la época de cuando eran enamorados, como hacerse regalitos, salir inesperadamente y compartir con amigos en común.

Originally posted 2009-03-30 18:35:07.

LEAVE A COMMENT