Posturas adecuadas del cuerpo humano II

Si debe estar durante un tiempo prolongado sentada y en una relativa inmovilidad, apoye totalmente la cintura lumbar en el respaldo, así como las nalgas y el nacimiento de los muslos, que deben estar paralelos al suelo, sin que las rodillas queden ni muy alta ni muy bajas, y está será la postura idónea, sin olvidar la que debe mantener en cualquier caso de cintura hacia arriba.

Si debe estar durante un tiempo prolongado sentado, no conviene que cruce las piernas, salvo ocasionalmente y alternándolas, así evitará algún problema posterior en su circulación sanguínea, como adormecimiento, picores, frío en los pies, etc.

Es importante que intente habituarse a adquirir estas posturas, hasta que las adopte de una forma espontánea, para evitarse serios problemas en el futuro.

Esfuerzos

En muchas ocasiones, las tareas que se realizan en el hogar, exigen esfuerzos físicos de cierta intensidad y complicación en su ejecución. Conviene por ello sacar el máximo partido de la fuerza que se tiene, pero sin exponer su cuerpo a posibles lesiones. Para ello basta con que, en la realización del esfuerzo, aplique las pautas, muy sencillas y muy útiles, que se le ofrecen a continuación.

De rodillas:

Si la tarea le exige arrodillarse, conviene que lo haga con el torso erguido, mantenga para ello las rodillas un poco separadas, y si no es incómodo para la tarea que esta realizando, apoye las nalgas, sobre los pies unidos en forma de V, lo que le permitirá mayor relajación del cuerpo.

Si necesita ponerse a gatas,  para obtener la postura correcta separe los brazos y las piernas, de forma que las manos y las rodillas compongan los vértices de un rectángulo imaginario. A partir de ahí, los esfuerzos que realice no forzarán a su cuerpo a movimientos inadecuados.

Agacharse: Nunca se agache doblando el cuerpo por la cintura, hágalo flexionando las rodillas.

Originally posted 2009-01-03 20:25:32.

LEAVE A COMMENT