Preparándote emocionalmente para una cirugía plástica (II)

El motivo numero uno de la depresión post cirugía es que hay más adrenalina. Imaginen que están esperando algo bueno y están emocional y mentalmente entusiasmados con ello. Creen que todo será maravilloso y apenas se retiran las suturas, lo único que se puede ver son magulladuras, se siente incomodidad y encima, hay menos dinero en el banco.

El día después de una cirugía plástica puede hacer que alguien pierda su propia cordura. Subconscientemente pensó que estaría a las mil maravillas después de la cirugía, no importa lo que tenía en su lado consiente el cerebro, que sabe sobre la necesidad de tener paciencia para ver los resultados finales.

Como la curación avanza, los pensamientos van desapareciendo rápido, aunque si se siente depresión mientras se está sanando, es natural y hay que hacerle frente.

Todos los cambios emocionales hay que tomarlos en cuenta y anotarlos en cuanto uno se sienta bien. Esto ayudara a mantener las cosas en perspectiva y preparar la mente. También hay que recordarle al cerebro que uno sabía lo que iba a suceder. Hay que calmarse frente al bajón.

Si la depresión no desaparece luego de una o dos semanas, habla con el cirujano sobre ella. La depresión puede ser tratada y responder bien a un tratamiento.

Aquí hay algunas cosas que hay que tener en cuenta que sucederá luego de una cirugía. Primero que nada el estrés y la ansiedad no mejorarán nada, y hay que aceptar que de pronto ni siquiera se pondrán dormir.

La recuperación puede ser asimétrica, tortuosa y dolorosa. Hay que ser firmes y no criticarse demasiado tampoco por defectos que quizás solo nosotros vemos y los demás no. Hay que pensar que mañana será otro día y cada día se estará más cerca de la curación completa.

Originally posted 2009-07-16 10:25:00.

LEAVE A COMMENT