Quiero estar estupenda

Al igual que cuando no nos toca la lotería apelamos a la buena salud como consuelo, cuando hablan de todos los arreglos que se hacen las famosas, o las ricas no famosas, para estar más guapas, apelamos a la autoestima de cada una: hay que gustarse tal y cómo cada una es. Estoy de acuerdo, pero no creo que lo uno esté necesariamente reñido con lo otro. Lo mismo que estoy encantada de tener buena salud, pero lo estaría más si encima me tocara la lotería; me gusto tal y como soy, pero si tuviera dinero me sacaría más partido.

Lo primero que haría – y espero poder hacerlo sin tener que esperar a que me toque la lotería- es hacerme la depilación definitiva en todas partes (o casi todas). ¡Madre mía, qué liberación no depilarse más! Nada de marquitas en las piernas porque se te quedan los pelos dentro, ni tener cuidado con las camiseta sin mangas porque me está saliendo algún pelo en las axilas. Sería estupendo.

Después, me perfilaría los labios de forma permanente, pero muy suave. Sólo para quitarme otro cuidado. Un poco de cacao y a la calle. ¡Qué bien me vendría cuando ando todo el día de un lado para otro sin parar!

Estas son cosas que no suponen mucho desembolso. Pero no voy a ser humilde hasta para pedir. Ya puestas, me inyectaría un poquito de botox en estas arrugas que salen a los lados de la boca y me subiría el culete y los pechos como la Pataky. Nada de meterme silicona, sólo ponerlos bien arriba.

Así sí, así cualquiera puede ir a la isla de los famosos y estar estupenda después de 15 días. No como yo, que entre las cejas, las mechas del pelo y la cara lavada, en dos semanas parecería Viernes, el amigo de Robinson Crusoe.

Originally posted 2007-12-12 13:50:01.

LEAVE A COMMENT