Rachida Dati, Christine Collins, mujeres de hoy

Los franceses, que son conocidos por lo romántico pero  también por lo chauvinistas, no vieron bien que la ministra de Justicia de su país, Rachida Dati, volviera al trabajo a cinco días del parto donde dio a luz a su hija Zohra. También les resultó provocativo que no apareciera ni se conociera el padre, y que ella no dijera de quien se trata.

¿Es acaso necesario para una mujer en su posición social y económica? Pero así son las cosas para las mujeres. Rachida podía disponer de cuatro meses de licencia por maternidad, sin embargo su jefe hizo anuncios fundamentales para su cartera a días de su parto.

En el film El sustituto (Duplicity, 2008), Christine Collins no pierde a su hijo en sus narices, por despistada. En un mundo donde las leyes sociales no existen ella accede a ir a trabajar un sábado, fuera de su horario y día habitual, por un pedido de su jefe, y deja solo al chico en su casa. Es madre soltera como Rachida.

Es cierto que Calígula le dio un cargo de gobierno a su caballo, pero hoy día para llegar a Ministro, en teoría hacen falta algunas competencias. Su jefe, al ver el desempeño de Christine, le ha prometido una gerencia (esto antes de su drama); es de suponer que también era buena en lo suyo y se esmeraba.

Lo que es evidente, es que para las mujeres no es suficiente con ser buenas o competentes en lo suyo y esmerarse, también deben probarlo permanentemente. Un sondeo de Ifop, para el Journal du Dimanche que han publicado La Vanguardia, de España,  y Clarín, de la Argentina, informó que el 56 % de los franceses  desaprobó la decisión de Rachina de ir a trabajar tras el parto.  

¿Qué opción tenía Rachida? ¿Qué opción tenía Christine? ¿Son madres abandónicas?  ¿Quién les garantiza su lugar como madres y como mujeres? ¿Es justo que releguen sus otras actividades por ser madres? ¿Es justo que releguen la maternidad por un trabajo? ¿Es justo que tengan que optar?  

Originally posted 2009-01-24 04:04:49.

LEAVE A COMMENT