Reduciendo gastos

Cada mes cuando llegan las facturas enfrentamos un pequeño paro respiratorio. O cardiaco, inclusive. Y es por ello que es importante el hecho de que antes de que llegue este terrorífico momento, tomemos los pasos necesarios para ajustar nuestros gastos.

Un buen paso es intentar reducir el monto de nuestras facturas de gas o combustible y la de la electricidad. ¿Cómo podemos lograrlo? Mejorando un poco el rendimiento energético de nuestro hogar. Ello es más fácil si nos sometemos a una pequeña auditoría energética. Si vemos el precio del certificado de eficiencia energética, y lo que nos cobrará un especialista para decirnos en qué detalles podremos mejorar nuestro hogar en términos de uso de la energía, y después paulatinamente vamos siguiendo sus consejos, veremos que sí, que hemos hecho una inversión significativa, pero ésta se traducirá en ahorros cada vez más importantes en cuanto al pago de nuestras facturas.

También, de forma tangencial, mejoraremos nuestra calidad de vida y mejoraremos nuestra relación con el medio ambiente.

Otro buen consejo para ir reduciendo paulatinamente gastos, es disminuir el número de veces que vamos al supermercado a hacer las compras. Si vamos con más frecuencia es más probable que acabemos comprando cosas que en realidad no necesitamos y que al final sólo lograrán que gastemos de más. Hacer una lista específica de lo que se va a comprar y apegarnos a ella, es una excelente idea para “atacar” las idas al supermercado.

Por último, una buena idea para renovar nuestro guardarropa es no comprar en el momento en que la ropa está de temporada y siempre aprovechar las épocas de “baratas”, siempre apegándonos a una lista previa en la que habremos escrito qué prendas de ropa son las que necesitamos o queremos adquirir.

Originally posted 2014-10-09 09:46:42.

LEAVE A COMMENT