Refrescantes y nutritivos batidos

Un gran reto para muchos padres es que sus hijos consigan tomarse un vaso de leche o una pieza de fruta. Pero, ¿dónde está el problema? En muchos casos la complicación es que a los niños no les agrada el sabor propio de estos alimentos. Otros no los comen porque la forma en la que se les ofrece la leche o la fruta no les atrae lo suficiente como para disfrutar comiéndolos.

Estos preparados admiten muchas posibilidades, entre ellas una combinación de frutas solas o mezcladas con agua, con zumo de frutas o con un lácteo (leche, yogur o helado). El azúcar o el sirope son ingredientes que se pueden añadir a los batidos y que proporcionan el sabor dulce que tanto gusta a los niños. Se pueden sustituir también por edulcorantes no calóricos para así mantener el sabor dulce sin excederse de calorías, o incluso prescindir de los mismos para que se acostumbren al sabor dulce natural de las frutas.

Por tanto, en función de los ingredientes que se empleen, el batido aportará más o menos calorías. Así por ejemplo, aquellos que se elaboran con helado o se endulzan demasiado van a tener más calorías que los que emplean yogur o leche como ingrediente principal, por lo que conviene decantarse por estos últimos como un paso importante en la educación alimentaria y del gusto de los niños.

Imagen: http://choyano.files.wordpress.com

Originally posted 2010-06-26 19:21:00.

LEAVE A COMMENT