Salir con la gente del trabajo

En mi trabajo, como en otros muchos, es costumbre hacer una cena siempre por Navidades. Paga la empresa y suele ser un rato divertido. Como es gratis va todo el mundo aunque algunos se marchen a casa con el postre en la boca poco menos que si fueran cenicienta y se fuesen a convertir en calabaza.

Pero además, varias veces al año, esta vez pagando, los más marchosos (lo cuál no siempre coincide con los más jóvenes), escogemos un viernes para, con la excusa de cenar, irnos un ratito de fiesta. Yo me apunto siempre, aunque realmente me da mucha pereza, porque los viernes estoy muerta. Cuando llega la tarde y estoy en casa necesito una grúa para levantarme y arreglarme, pero la verdad es que luego merece la pena porque me lo paso a los indios.

Es muy divertido ver a muchos fuera de su ambiente encorsetado de siempre, y no te digo nada si son tus superiores, la gente se desmadra bastante (dentro de un orden, no os asustéis), se desinhibe, se tontea, se bebe más de la cuenta, se dicen bobadas…

Y se baila, por ejemplo, yo casi nunca bailo con mis amigos (pocas veces), pero con estos chicos no paro, soy la reina de la pista y me atrevo con todo. Solemos ir a un bar donde no hay mucha gente y podemos escoger la música.

Es muy sano (excepto para el hígado) y recomendable.

El lunes voy a preguntar si vamos organizando una ahora que empieza a hacer bueno.

Originally posted 2008-04-26 19:10:57.

LEAVE A COMMENT