Secretos para una piel perfecta

Todas sabemos que hay muchos factores que pueden afectar la piel, tales como el tiempo, el ciclo menstrual, la rutina de limpieza, la píldora y hasta la dieta.

1

Pero hay un factor que no se oye mucho: el factor étnico. En el último encuentro de dermatología de la Academia Americana de Dermatología, se hablo sobre este hasta ahora, desconocido factor. Pero veamos qué tipo de cuidados requiere cada tipo de piel, y cuáles son sus principales debilidades.

Piel blanca: La piel blanca es aquella que tiene una tonalidad como porcelana, y puede encontrarse este tono de piel, no solo en europeos, sino también asiáticas y latinas.

El denominador común de este tipo de piel, es que puede variar entre ser muy seca o muy grasienta, siendo muy susceptible a la irritación, la sensibilidad, y los daños causados por la luz UV.

Cuidados de la piel blanca: Hay que ocupar un limpiador acorde con el tipo de piel, sea grasa, normal o seca, seleccionando cremas hidratantes que también protejan de los rayos UV y además contengan antioxidantes. Por la noche se recomienda usar una crema que contenga alfa-hidroxiacidos o retinol para ayudar a la renovación celular.

Principales debilidades de la piel blanca: Acné, manchas, arrugas, rugosidad. Para combatir estos problemas, eliminando las capas de piel más externas y dañadas, es bueno aplicar exfoliantes o kits de dermoabrasión.

2

Piel tostada/media: La piel beige o color oliva es típica de las mujeres asiáticas, americanas, mediterráneas o del medio oriente.

Este tipo de piel tiende a ser más gruesa que la piel blanca, lo que significa menos líneas y arrugas, aunque por la grasitud podrían dilatarse los poros y ser propensa a rupturas de los vasos sanguíneos.

Cuidados piel media: Un lavado con ácido salicílico ayuda a mantener a raya el petróleo y las erupciones. Los polvos tienden a acumularse en los poros y engrosa la piel, así que es mejor mantenerla limpia con geles.

Principales debilidades piel media: Esta piel se tiende a manchar, con melasma y hiperpigmentación. Las formulas botánicas más recientes, desvanecen las manchas de la piel haciéndolas menos notorias. En vez de depilar la cara con cera, es mejor recurrir al hilo, que daña menos la piel que la cera o las pinzas.

De la piel oscura podemos decir que es prácticamente la más resistente que hay, por lo mismo, los cuidados deben dirigirse a evitar la excesiva grasitud o sequedad y mantenerla hidratada.  Este es el tipo de piel que menos problemas da a la mujer, asi que son muy afortunadas las que tengan piel oscura.

Vía

LEAVE A COMMENT