Sin cigarrillo, sin sobrepeso

anti_tabacoYo he dejado de fumar en dos ocasiones. Mejor dicho, he suspendido su consumo dos veces por un largo período de tiempo. La última vez que estuve sin fumar, lo hice por tres años. Volver a hacerlo es una tremenda estupidez, lo se; y reconozco que no tengo idea por qué volví a fumar.

Supongo que, como sucede con cualquier otra adicción, jamás se cura. Podré ser una fumadora recuperada, pero siempre seré una fumadora. Lo bueno es que cuando decido dejar de fumar, no me da mucho trabajo hacerlo. La idea ronda en mi cabeza por unos meses, pero una vez tomada la decisión, apago el cigarrillo que esté fumando y adiós! No más cigarrillos.

Mentiría si digo que los primeros días posteriores a la decisión de dejar de fumar no son difíciles. Pero me he dado cuenta que si observo mis sensaciones cuando necesito fumar, el síndrome de abstinencia va en descenso poco a poco, y se van distanciando los períodos en los que regresa la necesidad de fumar.

Como en muchos otros casos, he aumentado de peso. Y como he comenzado nuevamente a meditar sobre el hecho de dejar de fumar, he investigado un poco por qué se engorda al dejar el cigarrillo.

La nicotina que contiene un cigarrillo es el componente que mas adicción produce, más que el tabaco. Al dejar de fumar, las hormonas, el sistema nervioso, el sentido del gusto y el olfato y la capacidad de digerir los alimentos se modifica.

Esto produce ansiedad, lo que te lleva a comer más y a elegir alimentos con más calorías. Al mejorar el olfato y el gusto, se disfruta el sabor de la comida y terminas comiéndote dos platos en vez de uno. También las funciones digestivas mejoran y al haber menos secreción ácida en el estómago aumenta la absorción de los alimentos y se asimilan mejor. 

Para no engordar después de dejar el cigarrillo se recomienda seguir una dieta sana, no necesariamente baja en calorías, porque lo que se intenta hacer no es bajar de peso, sino no subirlo. Entre las comidas principales, ingerir frutas, yogurt, espárragos frescos o una infusión con una tostada, como para no llegar con demasiado hambre a la hora de la comida.

Cada vez que se sientan ganas de fumar, beber un vaso de agua,  o consumir caramelos o chicles sin azúcar como sustituto del cigarrillo.

Lo voy a tener en cuenta, porque se acerca el día de dejar de fumar. Esta vez estaré más atenta para no volver a recaer.

Originally posted 2008-05-04 08:49:53.

LEAVE A COMMENT